Lo que debe saber sobre la ejecución hipotecaria y sus etapas

Lo que debe saber sobre la ejecución hipotecaria y sus etapas

Mart 19, 2022 0 Yazar: admin

Juicio hipotecario:

Una ejecución hipotecaria ocurre cuando el dueño de una propiedad no puede hacer los pagos de su préstamo. Si un propietario no puede mantenerse al día con los pagos, simplemente tiene que ceder la propiedad al banco que tiene la hipoteca de la casa. Un banco puede iniciar una acción de ejecución hipotecaria contra el propietario. Pueden vender o recuperar (tomar posesión de) una propiedad para recuperar el monto adeudado de un préstamo incumplido garantizado por la propiedad. Los derechos del propietario de una propiedad se pierden debido a la falta de pago de la hipoteca. Si el propietario no puede pagar la deuda pendiente o venderla a través de una venta corta, la propiedad pasa a una subasta de ejecución hipotecaria. Si la propiedad no se vende en subasta, pasa a ser propiedad de la institución de crédito. Las ejecuciones hipotecarias son ventas bastante sencillas porque los bancos generalmente no quieren ser “propietarios de viviendas”, quieren ser “prestamistas”.

Aquí están las cinco etapas para la ejecución hipotecaria:

• Pagos atrasados:

La ejecución hipotecaria es un proceso largo, que varía de un estado a otro. Una propiedad embargada es una propiedad que ya ha sido tomada por el banco. Esta etapa comienza cuando el propietario se atrasa en los pagos del préstamo hipotecario (o, a veces, en otros términos del préstamo). Esto generalmente se debe a dificultades como el desempleo, el divorcio, la muerte o problemas médicos. Los prestamistas pueden esperar un segundo, tercer, cuarto o incluso más pagos atrasados ​​antes de enviar un aviso público al propietario.

• Noticia pública:

Después de tres a seis meses de pagos atrasados, el prestamista registra un aviso público llamado ‘Aviso de incumplimiento’ (NOD) con la Oficina del Registrador del Condado, indicando que el prestatario ha incumplido con su hipoteca. El aviso de incumplimiento e intención de vender debe enviarse por correo al propietario dentro de los 30 días posteriores a la grabación. Este aviso tiene por objeto informar al prestatario que está en peligro de perder todos los derechos sobre la propiedad y puede ser desalojado de la vivienda.

Este NOD incluye la información de la propiedad, su nombre, la cantidad que está atrasado, la cantidad de días que está atrasado y una declaración que indica que está en incumplimiento de acuerdo con los términos del pagaré y la hipoteca que firmó cuando compró su casa.

El propietario tiene un período de tiempo determinado para responder al aviso y/o presentar los pagos y tarifas pendientes. Si el dinero adeudado u otro incumplimiento no se paga en un tiempo determinado, el prestamista puede optar por ejecutar la propiedad del prestatario.

El siguiente paso para el prestamista es presentar un aviso de venta de la propiedad. Sin embargo, si el prestatario se pone al día con sus pagos, se puede detener el proceso de ejecución hipotecaria.

• Antes de la ejecución hipotecaria:

Esta etapa comienza cuando el prestamista presenta un aviso de incumplimiento de pago de la propiedad, que informa al dueño de la propiedad que el prestamista emprenderá acciones legales si no se hace cargo de la deuda. Después de recibir el aviso del banco, el propietario entra en un período de gracia conocido como “pre-ejecución hipotecaria”. Durante este tiempo, el propietario puede llegar a un acuerdo con el banco o pagar el monto adeudado antes de que se ejecute la hipoteca. Los dueños de propiedades que se encuentran en la etapa previa a la ejecución hipotecaria pueden participar en una venta corta para pagar las deudas pendientes. Si el prestatario paga el incumplimiento durante esta fase, finaliza la ejecución hipotecaria y el prestatario evita el desalojo y la venta de la vivienda. Si no se paga el incumplimiento, continúa la ejecución hipotecaria.

• Subasta:

Si el incumplimiento no se soluciona antes de la fecha límite prescrita, el prestamista o su representante fijan una fecha para la venta de la vivienda en una subasta de ejecución hipotecaria (a veces denominada Venta fiduciaria). La venta del Aviso de Venta Fiduciaria (NTS) se registra en la Oficina del Registrador del Condado. La notificación se envía al prestatario, se publica en la propiedad y se imprime en el periódico. En la subasta, la casa se vende al mejor postor en efectivo, quien debe pagar el precio de oferta más alto en efectivo, generalmente con un depósito por adelantado y el resto dentro de las 24 horas. El ganador de la subasta recibirá la escritura del fideicomisario de la propiedad. El prestamista ejecutor establece una oferta de apertura sobre la propiedad, que generalmente es igual al saldo pendiente del préstamo y cualquier otro cargo. El dinero de la venta se usa para pagar los costos de la ejecución hipotecaria, intereses, capital e impuestos, etc. Cualquier monto restante se paga al propietario. En muchos estados, el prestatario tiene el “derecho de redención” (puede recuperar el efectivo pendiente y detener el proceso de ejecución hipotecaria) hasta el momento en que se subastará la casa.

• Después de la ejecución hipotecaria:

Si un tercero no compra la propiedad en la subasta de ejecución hipotecaria o no hay ofertas más altas que la oferta inicial, el prestamista se hace cargo de ella. La propiedad será comprada por el abogado que realiza la venta, para el prestamista. Si esto ocurre y la oferta de apertura no se cumple, la propiedad se considera Propiedad del Banco o Propiedad Inmobiliaria (REO). Esto ocurre porque muchas de las propiedades a la venta en las subastas de ejecución hipotecaria valen menos que el monto total adeudado al banco o al prestamista, o cuando nadie puja por ellas. La propiedad “propiedad del banco” se vuelve a poner en el mercado para la venta, generalmente listada a través de un corredor de bienes raíces.